Eugenia Lerner
 
 

 

Huna: el camino del pacificador


Escrito por Lic. Eugenia Lerner

 

Huna es una palabra hawaiana que quiere decir, entre otras cosas, ‘oculto’, en el sentido de algo que no se puede ver o comprender a simple vista.
El Huna es un sistema de vida y un camino psicoespiritual de aplicación universal que se basa en una cosmovisión particular, una filosofía práctica de la vida, una psicología muy útil y algunos métodos efectivos para acceder a la dimensión espiritual.
En futuras notas abordaré diferentes aspectos de este sistema. Aquí quiero referirme a su sustento: el paradigma del pacificador.
Para lidiar con las vicisitudes de la vida, existen básicamente dos caminos: el del guerrero y el del pacificador. El del guerrero –el más utilizado y difundido– es un camino de lucha contra todo lo que se interpone en el paso: ideas adversas, enfermedades, estados de ánimo indeseados, etcétera.
Todos sabemos que, en nuestra cultura, la reacción habitual y automática frente a los obstáculos y los conflictos –ya sean internos o externos– es la de luchar. Luchamos con aspectos de nosotros mismos, de la misma manera que luchamos con otros. Nos peleamos, por ejemplo, con nuestro desgano o con los requerimientos de los demás. En el paradigma del guerrero la motivación está puesta en vencer al adversario.
En el camino del pacificador, en cambio, la consciencia y la acción se dirigen hacia lo que se quiere generar. Así, por ejemplo, se energizan las ideas adecuadas, se pone el acento en lo que favorece la salud y se incentiva lo que nos armoniza. Este enfoque sostiene, además, que los medios que utilizamos para lograr las metas influyen en los resultados. Por ello, busca resolver los conflictos lo más pacíficamente posible.
El camino del pacificador, en consecuencia, propone considerar y contemplar lo más posible a las dos partes. Esto es buscar opciones que puedan satisfacer –aunque más no sea parcialmente o a lo largo del tiempo– a ambas: por ejemplo, tener en cuenta el desgano y la necesidad de hacer, dando pasos a un ritmo posible; satisfacer algún aspecto de lo que el otro requiere, sin dejar de tener en cuenta el estilo personal o los propios valores. La motivación aquí es buscar que ambas partes ganen algo.
Esta modalidad implica superar la reacción automática inicial que aspira a eludir las dificultades y a lograr la mayor satisfacción inmediata posible.
Volviendo al comienzo y a modo de síntesis, Huna es lo que no se puede ver a simple vista: las reacciones automáticas guerreras satisfacen o evitan algo en lo inmediato, pero no sientan las bases para una satisfacción más duradera.
Lo que no se ve a simple vista de la actitud pacificadora es que, más allá de lo inmediato, construye bases más armoniosas que posibilitan satisfacciones más sustentables para beneficio propio y de todos los que nos rodean.

 

 

Volver al índice de artículos